Cristaloterapia para los Chakras

Los cristales tienen una energía electromagnética afín a nuestra aura. Influyen en nosotros armonizando, transformando y amplificando nuestra energía.

La vibración de los cristales estabiliza y re energiza nuestros centros de energía creando cambios en las áreas física, emocional y mental.



Cada cristal tiene una determinada vibración energética que dependerá, entre otras cosas, de su color y es la elección del color, la forma más básica en la que podemos seleccionar los cristales que podemos usar, sobre todo, cuando apenas nos iniciamos en este camino.

Los Chakras y sus Colores

  • Primer Chakra: Situado en el coxis. Colores rojo ó negro.

  • Segundo Chakra: Situado en el ombligo. Color naranja.

  • Tercer Chakra: Situado en el plexo solar. Color amarillo.

  • Cuarto Chakra: Situado en el corazón. Colores verde y rosa.

  • Quinto Chakra: Situado en la garganta. Color azul.

  • Sexto Chakra: Situado en el entrecejo. Color índigo.

  • Séptimo Chakra: Situado en la coronilla. Color blanco-violeta. Aplica también en las palmas de las manos.

Preparación Previa

Antes de iniciar cualquier sesión de armonización con tus cristales, recuerda que éstos deben estar limpios y energizados. Nunca lo hagas con cristales recién comprados, sin que haya pasado por un proceso de limpieza y energización previos.

Limpia tus cristales sumergiéndolos en agua con sal marina por uno o dos días, posteriormente, enjuágalos al chorro de agua y energízalos dejándolos a la intemperie, expuestos a los rayos del sol y la luna durante uno o dos días también. Una vez hecho esto, tus cristales están listos para usarse.

Aplicación de los Cristales

Una sesión de cristales consiste en aplicar nuestros cristales sobre nuestro cuerpo o aun ladito de el.


Una sesión de cristales deberá durar de entre 30 y 60 minutos para dar el tiempo necesario para generar cambios en tu energía.


No es necesario hacerlo sin ropa, puedes hacerlo vestido y de preferencia, usa ropa de colores neutros y suaves para aprovechar mejor la irradiación de color de los cristales.

Puedes crear un espacio agradable para realizar tus sesiones poniendo música suave, inciensos o un difusor de aromas con aceites esenciales. También puedes alternar este tipo de terapias con meditaciones, sobre todo, cuando deseas trabajar algún problema en especial, por ejemplo, alguna enfermedad. En este caso, una meditación ayuda a potenciar la sesión ya que te concentras en la zona en la que estás trabajando, por ejemplo, si tienes alguna afección del estómago, puedes establecer contacto con dicho órgano y pedirle que se te muestre el aprendizaje o mensaje oculto en la enfermedad, el cuál debes trascender para liberar la enfermedad.