Ejercicio básico de meditación

Busca un lugar donde no seas interrumpido en los próximos 30 minutos. Apaga celulares, este momento es solo tuyo.



Busca la posición más cómoda para ti, ya sea sentado o acostado, realmente lo importante es que estés cómodo para no distraerte por molestias físicas o incomodidad. Si al acostarte, te quedas dormido en la meditación, elige estar sentado.


  • Respira profundamente y centra tu atención en el corazón.

  • Haz un recorrido de los tobillos a la cabeza, deteniéndote en cada parte, visualizando como sueltas y liberas tensiones, comienza en los pies, los tobillos, rodillas, piernas, muslos, sigue subiendo por cada zona de tu cuerpo, liberando tensiones, hasta llegar a la cabeza. Sigue respirando profundamente.

  • Pide a tu Yo Superior, tus Ángeles, tus Guías o la Divinidad en la que tengas fe, que te asista durante esta meditación.

  • Visualiza una luz blanca desde lo alto y observa como ingresa a través de tu coronilla, recorriendo tu cuerpo completo, desde la coronilla, pasando por tu frente, garganta, corazón, plexo solar, vientre y piernas y mientras la luz hace su recorrido, limpia tu sistema energético completo. Esta luz blanca limpia, sana, purifica, armoniza y perfecciona tu sistema energético completamente.

  • En este momento ya te encuentras en un buen estado de relajación y has armonizado tu sistema energético. Es momento de establecer una conexión mayor. Si tienes algún problema que resolver, si quieres guía sobre tu vida o algún conflicto que te preocupe, este es el momento para preguntar. Realiza tu pregunta o petición y permite que la energía fluya, que las respuestas lleguen ya sea en forma de imágenes, sonidos, sensaciones, no condiciones nada. Es posible incluso, que las respuestas no se den inmediatamente, sino que se revelen en sueños o incluso, en tus actividades en los próximos días. A través de la meditación abres un canal de comunicación con los campos sutiles pero no puedes condicionar la respuesta a las formas que deseas, después de establecer tu petición, se receptivo y acepta las diversas formas en que te pueden llegar las respuestas.

  • Cuando hayas finalizado con tu meditación, incorpórate poco a poco agradeciendo a tus guías, ángeles o seres de la Divinidad por su asistencia.

1 vista0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo