El Karma de la vida cotidiana (Agami Karma)

El Agami Karma, es el Karma que recolectamos durante nuestra vida a partir del nacimiento, son las consecuencias de lo que hemos hecho, es el resultado de nuestras acciones, la reacción inevitable. Hay que recordar que el Karma es una continua siembra de semilla, en este caso, sembramos las semillas y quedan en espera para germinar. A veces parece increíble que un acontecimiento que sufres a los 80 años, fue producido por una acción creada a los 10. Conforme vas viviendo el hoy estás creando el mañana, es automático.



Todo actúa por ciclos Kármicos y esto puede ser en personas, negocios, naciones, en fin… en todo. Aún cuando la comprensión de al algún suceso no lo podamos comprender, este está regido por el Agami Karma.


Medita sobre el siguiente axioma hindu/budista:


Siembra un pensamiento, cosecha una acción; Siembra una acción, cosecha una reacción; Siembra una reacción, cosecha un hábito; Siembra un hábito, cosecha una característica; Siembra una característica, cosecha un DESTINO.


Ciclos Kármicos


La actividad de la vida se centra en 4 ciclos:


  1. Primer Ciclo- 0-27 años: La etapa del estudio y educación en la vida.

  2. Segundo Ciclo – 25-54 años: Período productivo, de la familia y profesional, es el momento para trabajar en la vida.

  3. Tercer Ciclo – 50-81 años: Retiro de la vida activa, tiempo libre y movimiento profundo hacia la vida interior y la espiritualidad.

  4. 81 años en adelante: Renuncia a todo menos a Dios, se experimenta cualquier momento de la vida.

Estos 3 ciclos arriba mencionados, están a su vez, dividido en 3 ciclos cada uno, por ejemplo, el Primer Ciclo que abarca de los 0 a los 27 años, comprende etapas Kármicas de los 0 a los 9 años, de los 9 a los 18 y de los 18 a los 27 años. Todo lo que se haga en cada uno de estos ciclos, va a repercutir en el siguiente y a su vez cuando se complete el Primer Ciclo completamente, éste va a mover el ciclo siguiente.


Todo funciona como ruedas de engranaje, cada etapa, cada acción presente es la que moverá la siguiente etapa futura, es decir, en el presente, estamos preparando el terreno del desarrollo de nuestro futuro. Esto comprende no solamente acciones, también abarca nuestros pensamientos.


Hay algo muy importante que subrayar, para que nosotros sembremos algún tipo de Karma, en esta etapa, debemos saber que lo importante es la intención y no la acción, es decir, el sentimiento o pensamiento que me mueve para hacer algo es lo que en definitiva creará mi Karma. No importa siquiera si al cometer algún ilícito hacemos daños a alguien o no, lo que importa es nuestra intención. El acto de cometer algún ilícito en plena consciencia de lo que se está haciendo, es lo que creará un Karma que en un futuro tendrás que experimentar. Jesús lo decía de esta manera:


“Haz a otros lo que quieras que te hagan a ti” porque ” de la manera en que siembres, cosecharás”.


El Karma será diferente según la familia, cultura o país donde se viva, dependiendo de los valores que cada uno establezca.


Ejercicio


Los psicólogos afirman que propiciamos nuestras psicopatologías de generación en generación.

<