Etapas en la evolución

El proceso evolutivo que vivimos a nivel colectivo se manifiesta en siete etapas importantes:


La Crisis

La señal más contundente de que el cambio inicia será por medio de la crisis. Nuestra vida se colapsa y todo aquello donde habíamos afianzado nuestra seguridad, de un momento a otro, deja de estar.

El comienzo de la transición será entonces el enfrentamiento con nuestra realidad, la apertura mental de ver lo que antes no podíamos, ver las cosas con tanta evidencia y claridad que no tendremos más opción que prestarles atención.

Mientras más resistencia tengamos al cambio y mientras menos aceptemos lo nuevo, mayor será nuestra crisis.

Dentro de este proceso, podemos sentirnos desconectados de todo, incluso de Dios o lo que represente nuestro poder superior. Esta desconexión nos impulsará a buscar otras alternativas, otras vías de solución. Será entonces dentro de este proceso que la luz comience a surgir. Comenzarán a llegar las ayudas, las oportunidades y las respuestas. Solo en medio de la obscuridad y la desesperación somos capaces de buscar la luz con tanto empeño y solo en la desesperación podemos abrirnos al cambio.




Salir de la multitud

Conforme transitamos una crisis existencial, podremos darnos cuenta que hemos sido absorbidos por nuestra sociedad, nuestra familia ó nuestras instituciones. Nos daremos cuenta que estamos viviendo una vida que no nos pertenece y que ha sido construida en base a las expectativas de otros cediendo así nuestro poder personal, alejándonos de nuestra esencia y con ello, traicionándonos a nosotros mismos.

Hemos hecho a un lado nuestros deseos, nuestra vocación, nuestros sueños y las cosas que nos mantenían conectados a la vida, por seguir una determinada estructura social.

Dentro de este proceso, tendremos que elegir entre seguir el camino que otros nos dictan o seguirnos a nosotros mismos. Comprenderemos que es posible habitar un planeta, un país o convivir con nuestra familia ó amigos defendiendo nuestra identidad. Poco a poco, vamos saliendo de la muchedumbre para abordar nuestro camino personal. Poco a poco, vamos tomando más control y responsabilidad de nuestra propia vida, recuperando el poder cedido.

Tu vocación

Cuando decidimos seguirnos a nosotros mismos, podemos conectar más fácilmente con nuestra vocación, nuestra misión o propósito de vida, así como con nuestros talentos y virtudes, aquello que nos hace únicos y diferentes.

Los maestros

En esta fase llegarán los Maestros, aquellas personas ó ayudas que te irán dando luces en el camino.

Las señales, las coincidencias, las sincronías, libros, cursos, pláticas, películas, frases y todo lo que se conviertan en señales del camino a seguir y preparación para lo que sigue.

Fluir vs la resistencia

La resistencia al cambio puede ser fuente de dolor en el proceso de evolución. Es luchar en contra de la vida, es oponerte a tu propio destino. La resistencia solo refleja nuestro temor a lo desconocido.

Fluir ante los cambios es permitir que nuestras nuevas creaciones se manifiesten de la mejor manera para nosotros. Mientras más resistencia, más tropiezos, pérdidas, retrasos y dolor. Mientras más fluimos, más rápido llegamos a nuestra realidad ideal.

Fluir no es perder el control de tu vida, es crear tu realidad alineado al Plan Divino.


Aprender y re-aprender

En esta etapa veremos que todo cuanto habíamos aprendido ya no está vigente, ahora es tiempo de vaciar lo viejo para tomar lo nuevo, aprender y re- aprender. Nuestras creencias evolucionan conforme evolucionamos nosotros. Un ciclo de renovación continua se hace presente, no es tiempo de ideas fijas ni de creencias innamovibles. La renovación continua te permite expandir tu consciencia continuamente.

En esta fase comprenderás que no hay una verdad absoluta y que en nuestro paso por la Tierra, todo constituye un aprendizaje continuo y comprenderás que lo aprendido hoy, te es útil hoy, pero para avanzar, es importante integrar un conocimiento nuevo mañana que transformará el conocimiento anterior. Será imposible albergar un conocimiento y pretender que sea la verdad absoluta por siempre.

Pruebas y confirmación

En esta etapa, la vida traerá consigo diversas experiencias de vida que confirmarán tu aprendizaje. Todo ese conocimiento que has ido acumulando, vaciando y llenando, ahora tendrás que ponerlo en práctica por medio de la experiencia. Cuando el pensamiento estén alineados con el sentimiento y la acción, lograrás coherencia total en tu vida.

Esta etapa suele ser muy interesante, pues al haber una mayor apertura, comienzas a vivir la vida en un mayor estado de magia, pues no hay experiencia que se vaya sin comprensión ni aprendizaje, tu vida se vuelve rica, pues puedes ver claramente la razón de cada experiencia, circunstancia y persona. Incluso en esta etapa, puedes ver mucho más claramente el porqué de las experiencias de tu pasado. Hay una comprensión e integración total.

Las experiencias que se crean en esta etapa, confirman tu estado de conciencia actual y te permiten ver que resuelves los conflictos de una manera muy diferente a como lo habrás hecho años atrás, reconoces que has crecido y que tus acciones y re- acciones son ahora de una madurez mayor.

La Iluminación

La Iluminación es el estado donde ponemos luz a nuestra sombra de manera consciente pues hemos ampliado nuestro campo de visión y la comprensión lo suficiente para permitirnos ver a mayor profundidad el por qué de nuestra existencia y la de los otros. Los misterios y secretos nos son revelados y la profundidad a la que podemos llegar va en relación al nivel de compromiso y responsabilidad que tomemos con nosotros mismos. No podremos avanzar más de lo que estemos comprometidos a tomar.

En este estado ya no hay victimismo pues podemos ver que lo que considerábamos injusticia en realidad, no existe como tal. Nuestros procesos de creación son mucho más rápidos en este nivel pues totalmente conscientes. Nuestra capacidad de elección se afina al estar más alineados con el corazón y nuestra capacidad de discernimiento se agudiza al haber mayor desarrollo del plano mental.

Mientras más luz enviemos a nuestra sombra, menos enfermedades padeceremos ya que las afecciones emocionales enquistadas en nuestros órganos, se habrán liberado. Esta sanación no puede hacerse de manera inconsciente, cuando trabajamos enfermedades agudas o crónicas desde este nivel se hace desde la raíz, sanando nuestras historias del pasado.

Si ya has llegado a este nivel, ya convives por lo menos en dos dimensiones, la tercera y la cuarta, pero también es posible habitar ya la quinta dimensión. Habitas físicamente en un mundo de tercera dimensión pero con una consciencia expandida que vibra en la frecuencia de amor verdad.


Artículo extraído de nuestro E-Book: "El Proceso de Ascensión"





42 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo